“Climacción”

Por Micaela Delfino

Dentro de la Cumbre del Clima que se desarrolló en París a fines del año pasado, también conocida como COP21, se alcanzaron diversos acuerdos contra el cambio climático. Los países participantes fueron los miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Dicha Convención, que entró en vigor en 1994, refuerza a escala mundial la conciencia pública sobre los problemas relacionados.

Recientemente, dentro de las jornadas en las cuales se desarrolló la reunión de más de 150 ministros en Nairobi, la ministra francesa de Energía y Medio Ambiente, Ségolène Royal, recordó el objetivo a corto plazo de que la temperatura no subiese de aquí a fin de año. Llamó a todos los gobiernos a la ratificación en los procesos legislativos de cada estado, y luego enumeró las graves consecuencias del cambio climático y la enorme responsabilidad que se generaría tras la degradación del medioambiente.[1]

El paradigma globalista percibe a las Relaciones Internacionales como un conjunto complejo de relaciones que se dan no sólo entre gobiernos nacionales, sino también por actores no estatales, involucrados tanto en asuntos de la guerra y de la paz sino también en temas tales como el bienestar económico y social.

Un actor como estos, puede bien ser la Organización de las Naciones Unidas, que es la organización intergubernamental más grande, de carácter permanente, que facilita la cooperación de los diversos gobiernos en asuntos de derecho internacional, paz y seguridad internacional, desarrollo económico y asuntos y derechos humanos.

No basta entonces con considerar solamente a los Estados como actores clave dentro de las relaciones internacionales, ya que “en un mundo de múltiples problemas imperfectamente relacionados, en el cual las coaliciones son transnacionales y transgubernamentales, el papel potencial de las instituciones internacionales ha crecido enormemente.” Hoy en día, las instituciones internacionales pueden establecer la agenda internacional, contribuir a determinar las prioridades gubernamentales, actuando como “catalizadores para la formación de coaliciones y como escenario para iniciativas políticas y vinculación de los Estados débiles”. (Keohane, R. & Nye, J, 1998).

 

Conclusión

La pluralidad de actores dentro de las relaciones internacionales es una representación más fiel de la realidad que el estatocentrismo. Hay, sin embargo, una especie de interdependencia que podría denominarse sana entre las instituciones internacionales y los Estados para lograr los objetivos de ambos, como lo es la acción de éstos sobre el clima, menester para el buen desarrollo de la humanidad tanto presente como futura.

[1] Noticia: “La Cumbre del Clima pidió pasar “a la acción” contra el calentamiento global”. Recuperado el 26/05/2016, del sitio web de Télam: http://www.telam.com.ar/notas/201605/148890-la-cumbre-del-clima-pidio-pasar–a-la-accion–contra-el-calentamiento-global.html.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s